Pedro Abad

PEDRO ABAD

El término y extensión municipal de Pedro Abad goza de una situación geográfica estratégica. Configurado en el centro del Valle del Guadalquivir, y rodeado por un meandro de este río, que permitía en la antigüedad controlar el tránsito fluvial por las tierras circundantes, de un gran potencial agrícola. Además era un punto importante de intercambios comerciales y culturales. El término de Pedro Abad, formaba parte del municipio romano denominado SACILI MARTIALIUM. Esta antigua población estaba emplazada en el hoy llamado cortijo de Alcurrucén, siendo citada por Plinio (Naturalis Historia III, 10).

Sacili recibió el estatuto de municipio romano de derecho. El epíteto de Martialium hace referencia a Marte, dios de la guerra. Los territorios de Sacili limitaban con los del municipio de Epora (en la actualidad Montoro) y Solia (en el término municipal de El Guijo). La aparición de una soliensis, encontrada en el término municipal de El Guijo, señala la resolución judicial emitida para resolver una disputa de límites entre los tres municipios.

Entre los innumerables restos arqueológicos aparecidos resaltan los de cultos religiosos, representados en Sacili por dos hallazgos que nos confirman el arraigo de los estímulos culturales foráneos en los nuevos municipios de la Bética: una descripción dedicada a Júpiter Optimo Máximo, y otra al genio del municipio de Sacili Martialum, espíritu protector de la ciudad. Asimismo han sido hallados dos posibles retratos de Agrippina Minor, esposa de Claudio.

El origen de Pedro Abad, tal y como lo conocemos hoy día, procede de la conquista, en época musulmana, de Córdoba por el Rey Fernando III. Cuenta Ramírez y de las Casas Deza, y aportadas por Osuna y Cabrera, en la trascripción de las copias de un manuscrito aparecido en la ermita del Santísimo Cristo de los Desamparados de Pedro Abad, que el monarca creó a finales del 1235, en el lugar que hoy ocupa la población, un campamento convertido después en hospital, donde se instaló para ofrecer auxilio espiritual el abad Pedro de Meneses, que traía consigo un crucificado. Los diversos hechos milagrosos atribuidos a esta imagen hicieron que Fernando III mandase construir una ermita y casas para los que quisieran habitar en dicho lugar, que estaban exentos de todo pecho o tributo.

La vinculación del abad Pedro de Meneses a la población es de una importancia vital. El Abad Pedro, de origen gallego, nació en Campobecerros, y siendo párroco en Santa María de la Mama es convencido para participar en la conquista del sur de la península, por lo que se traslada con una imagen de Cristo Crucificado, que poseía por herencia familiar; imagen que es venerada con el nombre de Santísimo Cristo de los Desamparados.

Lo anteriormente expuesto y la existencia de una fuente en el lugar, que formaba parte de un camino bastante transitado en el siglo XIII, darían el nombre primitivo a la recién creada aldea: Fuente de Per Abad, según consta en un documento fechado en 1272, (se refiere a su iglesia, la cual pertenecía al arcedianato de Córdoba, mencionando el lugar como Fuente de Per Abad), donde aparece este topónimo.

Visita la Web de Pedro Abad PULSANDO AQUÍ: http:// www.ayunpedroabad.es/turismo